Relato de Nueva York (I)

Nueva-York

Tic tac, tic tac… esa onomatopeya daba vueltas por mi cabeza, rebotando de un lado a otro, impulsada por el cansancio o quizás también por el aburrimiento, que hacía ya rato había derrocado con éxito mi habitual nerviosismo.

El trayecto era largo, con dos paradas, pero sobrevolaba el cielo con muchas ilusiones en la maleta, con muchos proyectos en mente y con muchas ganas de repetir. Fui dejando atrás miles de kilómetros, y entonces, ni tan siquiera el agotamiento físico pudo impedir que un auténtico torbellino de emociones se apoderara de mí cuando el tren llegaba ya a su estación. La ciudad. Mi ciudad. Aquella que tantas alegrías me había dado ya en el pasado, la que ha estado alimentado durante años mis más ambiciosos sueños, y la que ahora se convertiría por fin en escenario de uno de ellos, la que en adelante sería Nuestra ciudad.

 

Un pensamiento en “Relato de Nueva York (I)

  1. Pingback: ¿Cómo sacar o renovar el ESTA? | andurriante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s