La cocina marroquí (1 parte)

Si algo me asustaba de esta aventura era pensar en mi alimentación. Vivir con una familia marroquí no deja demasiada libertad a la hora de alimentarse, pues aunque siempre esta la opción de Mc Donald (siempre lleno de gente por cierto) o de algún restaurante, lo cierto es que sentarse a la mesa y rechazar la comida puede resultar toda una ofensa para los anfitriones.

Pues bien, todos mis miedos desaparecieron al probar la comida marroquí. Si bien es cierto que no todo me gusta, estoy disfrutando bastante con la gastronomía local. Hasta el punto de que, lejos de lo que esperaba, puede que después de un mes aquí vuelva con algún kilito de más.

Lo más delicioso:

Soy una declarada amante de los dulces así que el batpot me encanto desde que lo probé por primera vez. Al principio pensé que era tortilla, pero resulta que son una especie de tortitas que ya he aprendido a elaborar y que para deleite de mis amigos y familia preparare a mi regreso.

Son muy fáciles de hacer. Tan sólo llevan harina, pan rallado y un poco de levadura, luego se añade un poco de agua con azúcar y a amasar. Cuando la masa este uniforme se separan pequeños pedacitos en forma de bola y se dejan reposar 10 minutos. A continuación se aplanan dándoles forma de tortitas y se vuelven a dejar reposar otros 10 minutos. Finalmente se cocinan en un sartén, con unas gotas de aceite y luego al servirlas se les pone un poco de aceite por encima. Si al comerlo le añaden un poco de mermelada estará aún mejor. También se preparan rellenos de tomate, jamón, atún… Lo que se quiera poner según el gusto de cada uno. Es una delicia. Aquí se come tanto en desayunos como en cenas.

Las salsas son muy buenas, quizás algo picantes para mi gusto pero deliciosas. Acompañan tanto a la carne como a las verduras. Me ha sorprendido la cantidad de verdura que se come aquí.

El te nunca me ha gustado mucho, sin embargo el te marroquí es una delicia. Se me hace raro tomar una bebida tan caliente con este calor, pero aquí se bebe a todas horas y en todos sitios, incluida la playa.

Lo que no me ha gustado:

El famoso cuscus lo probé el día de la fiesta del fin del ramadán y tampoco me apasiono mucho la verdad, supongo que debido a que tampoco soy muy amante de la verdura, pero para mi suerte venía acompañado por generosos trozos de carne. Se sirve en un plato grande y la gente lo come con las manos.

Sin duda el premio a la peor comida, al menos por el momento, es para una bebida que básicamente consiste en leche cortada. Es decir, se deja la leche varios días fuera de la nevera y cuando este cortada se agita, luego se enfría y se bebe con los grumos. He de decir que tuve que escupirla en el mismo vaso, no fue lo más educado pero aquello no había quien se lo tragara.

En el próximo post sobre la cocina marroquí intentare poner alguna nueva receta.

20130816-223111.jpg

20130816-223138.jpg

2 pensamientos en “La cocina marroquí (1 parte)

  1. Pingback: El batpot marroquí | andurriante

  2. Pingback: Qué comer en Chicago | andurriante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s