Comienzan mis clases de francés

Ya he hablado de la importancia de los idiomas para viajar, pues bien, hoy, siguiendo esta premisa, he comenzado un curso intensivo de francés de la Fundación Empresa Universidad de La Laguna. Una formación que durará tres semanas, a razón de 4 horas por día. He de reconocer que en mis tiempos escolares nunca tuve la oportunidad de aprender este idioma, pues siempre me he dedicado en cuerpo y alma al inglés.

Tras este contacto inicial con el francés, mi primera impresión ha sido buena, pero lo he encontrado realmente difícil, especialmente de pronunciación. Pero sé que he de dar lo mejor de mí, pues mi estancia en Marruecos requerirá de algún conocimiento básico del idioma. Según tengo entendido poca gente en el lugar habla inglés, y dado que el árabe no lo llevo nada bien, no me ha quedado otra opción que adquirir una base de francés.

Sigue leyendo

Bares para practicar tu inglés

Por fin he terminado mis clases de inglés en la Escuela de Idiomas y en la Universidad. Poco a poco se nota alguna que otra mejoría. Pero está claro que para mejorar tu inglés lo más recomendable es practicarlo y una de las mejores opciones, que además ahora parece estar de moda, es acudir a los bares de intercambio lingüístico.

Todos los viajeros lo hemos pasado mal alguna vez por culpa del idioma. Mi bajo nivel de inglés me ha hecho hasta quedarme sin comer alguna que otra vez, o que me sirvan un plato equivocado. No sé ustedes, pero a mi a veces se me “desconecta” el cerebro. Sí, sí, seguro que a más de uno le ha pasado. Te hablan y oyes ruido, porque en realidad poder entender requiere una concentración tan elevada que llega un momento en que te cansas y desconectas. Si no, decidme cómo es posible que en la tienda de la HBO en Nueva York (la que tiene todos esos souvenirs de Sex and The City) el dependiente me hablara en español y yo le preguntara a mi chico que qué era lo que había dicho. Qué verguenza, no lo entendí ni en español. Eso es porque había desconectado ya.

Estos encuentros de speaking que se organizan en multitud de sitios en tu ciudad son magníficos para perder la vergüenza, para adaptar el oído y empezar a practicar de verdad. Pueden llamarlos Club del Idioma, English Coffee… En realidad da igual el nombre que les den, son bares de intercambio lingüístico, en los que poder practicar inglés y conocer gente. Y lo mejor de todo, de forma totalmente gratuita.

Sigue leyendo